10 Formas de aumentar la Libido en un hombre

Son muchas las tensiones y preocupaciones  a las que están expuestos los hombres día a día, desde el ámbito familiar  hasta el laboral sin tomar en cuenta que pueden tener una condición física que esté alterando su normal funcionamiento en la vida sexual. Todo esto puede provocar que la libido,  mejor conocida como el deseo sexual pueda verse afectada y desencadenar ciertas situaciones que puede afectar su normal desempeño en la vida diaria.

Los hombres en algún momento de su vida han pasado por momentos de estrés físico, emocional, problemas de pareja o de convivencia en su entorno que han causado la disminución de la libido.

La pregunta que siempre surge es: ¿Existen formas de aumentar la libido? De forma sana, natural sin dañar otros órganos y sistemas solo obteniendo beneficios para la salud y el cuerpo. La respuesta es sí en este artículo conocerás  como aumentar la libido sin afectar el cuerpo obteniendo los mejores resultados.

A través del pensamiento, se logra activar el deseo sexual de forma efectiva, es allí donde se pone en práctica ciertas técnicas bien sea visuales, auditivas que estimulan la aparición del deseo sexual. De esta manera, podrá avivarse el deseo sexual.

¿Conoces las causas de la disminución de la libido en los hombres?

En este sentido, la disminución de la libido puede suceder por innumerables causas que es necesario conocer:

  • Problemas en la relación de pareja
  • La forma en que funcionan las hormonas en el organismo
  • Estrés o depresión
  • Consumo de algún medicamento
  • Disfunción eréctil  que deba ser tratada

Luego de saber con precisión el problema que dio origen a la disminución de la libido en el hombre se debe tener a la mano las herramientas correctas que permitan solucionar y contrarrestar los efectos que pudieran causar una disminución de la libido en los hombres.

¿De qué manera los hombres pueden aumentar la libido?

Existen múltiples maneras de aumentar el deseo sexual de los hombres, entre ellas, es posible mencionar:

  1. Usar los beneficios de las plantas naturales.

Existen plantas naturales encargadas de estimular el flujo sanguíneo, aportando al organismo  un mejor impulso sexual. En este grupo se encuentra el ginseng, su consumo aporta un alto nivel energético al organismo, además de producir una mejor erección en todo hombre que la consuma.

  1. Existen alimentos que aumentan la libido entre ellos se encuentran: el chocolate negro, la miel, las fresas, el mango las ostras, los espárragos, el vino tinto, la canela, entre otros. Cada uno de ellos tienen propiedades afrodisíacas  que estimulan el deseo sexual aumentándolo.
  2. Ejercicio Físico: la práctica frecuente de una actividad física aumenta el bienestar general, lo que se verá reflejado en un aumento de la libido. El sedentarismo es una de las principales causas de la disminución del apetito sexual, por medio del ejercicio se produce un incremento en la libido, ya que aumenta la circulación, acción que permite mejores erecciones y aumento de los niveles de excitación en el momento del acto sexual.

El practicar un deporte permite mayor producción de testosterona al igual que mayor bienestar general.

  1. Controlar  el estrés: El estrés es una de las principales causas de la pérdida de la libido, cualquier cambio en el ritmo de vida bajará  el nivel de estrés y permitirá mejores relaciones sexuales. Es importante sentirse bien consigo mismo para brindar lo mejor a la pareja, sólo así se tendrá una relación más placentera.
  2. Bajar de peso: El exceso de peso  puede ocasionar pérdida de la libido, por esta razón, es necesario cuidar el peso. Una dieta sana a base de proteínas y vegetales  será capaz de aportar los nutrientes que estimulan las funciones del cuerpo, en especial la producción de hormonas como la testosterona, la cual es importante para potenciar la vida sexual.
  3. El consumo moderado del vino también estimula el aumento del deseo sexual, gracias a su efecto estimulante. Su ingesta de forma moderada podrá aumentar la libido.  
  4. Dormir bien: los trastornos del sueño pueden generar algún grado de estrés, lo que puede repercutir de forma directa en el estado de ánimo y en la producción de testosterona.
  5. Buscar ayuda profesional: Si la necesitas no dudes en hablar con un médico especialista como los urólogos, andrólogos, sexólogos o terapistas de pareja, solo ellos te ayudarán a llegar al diagnóstico e implementar la terapia requerida dependiendo de la sintomatología que presente el paciente. Un equipo multidisciplinario  que brinde las herramientas necesarias para afrontar este momento es lo ideal en beneficio de la salud sexual de la pareja.
  6. Practicar Terapia de Pareja: Si existe algún tipo de problemas, es importante acudir a una terapia de pareja, con la ayuda de especialistas como psicólogos, terapistas o sexólogos, será posible alcanzar las herramientas necesarias para armonizar la relación y aumentar el deseo sexual.

 

  1. Paciencia y Apoyo: Son dos herramientas que deben acompañar esta terapéutica, una al lado de la otra brindadas por la pareja son indispensables para alcanzar el éxito mientras se logran los objetivos de la mano de expertos y junto al compañero (a) sentimental se lograra confianza,  seguridad y por supuesto los resultados serán excelentes.

Para aumentar la libido en un hombre en primera instancia se debe aumentar los niveles de testosterona y para  ello se deben utilizar todos los recursos que se tengan a la mano cómo mejorar la alimentación, practicar ejercicio, disfrutar de un sueño reparador, manejar las emociones sin que afecten el normal desenvolvimiento del día a día, controlar los niveles de estrés, buscar ayuda profesional, mejorar la relación  con la pareja y, en caso de ser necesario acudir juntos a recibir terapia de pareja.

Lo primordial es tener paciencia al igual que la certeza del logro de los objetivos planteados  junto con el equipo de especialistas que te acompañan en especial con el apoyo y comprensión incondicional de la pareja.

Todo esto contribuye a sentirse bien en todos los aspectos de la vida, más aún con la sexualidad.

 

Emociones que afectan el apetito sexual

¿Cuáles  son las emociones que afectan el apetito sexual?

Las emociones y la sexualidad se encuentran íntimamente relacionadas con el apetito sexual, ya que este último puede verse afectado dependiendo del estado de ánimo en que se encuentre la persona en un momento determinado. Muchas de las situaciones que se enfrentan a lo largo de la vida cuentan con una gran carga emocional que  en ocasiones  son difíciles de manejar, las mismas pueden afectar de forma directa el comportamiento sexual y en especial el deseo sexual.

En algún momento, los pensamientos, las creencias, emociones y sentimientos influyen de forma directa en las reacciones del cuerpo. Existen emociones que pueden afectar el apetito sexual además de causar una disfunción sexual entre ellas se encuentran:

  • Tristeza.
  • Depresión.
  • Frustración.
  • Miedo o Rabia.
  • Estrés.

Son muchas las ocasiones  donde las emociones pueden afectar la libido o el deseo sexual y por desconocimientos  de las mismas no se les presta la debida importancia.

Los problemas emocionales y sexuales también perjudican a la persona involucrada además de las relaciones interpersonales y de pareja lo que puede provocar problemas de confianza  intimidad inclusive pudiendo llegar a la ruptura de las relaciones.

En la vida diaria sexual, las emociones son un factor importante que en ocasiones pueden marcar la sexualidad de la pareja.

¿Qué son las emociones?

Son reacciones a las que están sometidas las personas y que pueden producir cambios orgánicos desde el punto de vista físico y emocional.

En determinados momentos de la vida pueden actuar como estimulantes y en otras como depresivas, por ello es importante conocerlas y manejarlas.

¿Qué es el deseo sexual?

Es  la energía o voluntad para experimentar o alcanzar el placer; es una interacción entre procesos cognitivos y fisiológicos  además de mecanismos neurofisiológicos y bioquímicos.

La libido o deseo sexual está relacionado con experiencias de placer cuando se producen  circunstancias que generen algún tipo de malestar o aversión; esto ocasionará disconformidad, lo que puede desencadenar en una disminución del deseo sexual.

Las personas no deben comparar su deseo sexual con el de los demás. Mucho menos cuando se están pasando por procesos emocionales que lo puedan afectar. El deseo sexual es individual al igual que las emociones que siente cada persona.

Las emociones pueden hacer que se sienta retraído y que marque distancia física y emocional de la pareja en un momento determinado por no disfrutar las relaciones sexuales o sentir miedo al fracaso durante el coito.

Esta situación puede hacer que la persona se aislé tanto de la pareja como de amigos y del entorno familiar,  todo por un mal manejo de las emociones, acción que puede repercutir de forma negativa en su autoestima y relación de pareja.

Muchas de estas pueden aflorar producto de enfermedades orgánicas como Diabetes, Estrés, Enfermedades Cardiovasculares, Niveles bajos de Testosterona que tienen efecto en la salud sexual.

Las emociones  como miedo, vergüenza, enfado, tienen un efecto inhibidor del deseo sexual. La falta de este último, es una consecuencia del mal manejo de las primeras, el cual resulta un problema y puede acarrear trastornos de disfunción sexual que a la larga repercuten de forma negativa en la relación de pareja produciéndose en algunos casos la destrucción de la misma.

¿Cuál es la principal emoción que afecta el deseo sexual?

Dentro de las emociones  por las que el ser humano se pasea de acuerdo a su ritmo de vida y creencias la que más afecta su deseo sexual es la ansiedad.  Conocer de ella es fundamental para aprender a manejarla y superarla en caso que haga presente en algún momento de la vida.

¿Qué es la Ansiedad y qué alteraciones puede producir?

Definitivamente la ansiedad es una emoción y como tal afecta al ser humano dependiendo de la intensidad en que se viva cualquier  situación donde aparezca. Esta emoción perjudica a las personas de forma particular y de igual manera será reflejada en sus vidas.

En los momentos donde el organismo se encuentra bajo esta situación de ansiedad se ve afectada la esfera sexual, se limita la secreción de ciertas hormonas necesarias para encender  el deseo sexual.

La ansiedad puede afectar al sexo masculino produciendo alteraciones físicas producto de la esfera emocional como:

  • Trastorno de erección.
  • Eyaculación precoz.
  • Trastorno en el  deseo sexual

La ansiedad puede afectar todos los aspectos de la vida de la persona que la sufre tanto la parte fisiológica como palpitaciones, dilatación de las pupilas, se acelera la respiración, aumento de la sudoración y tensión muscular, además se pueden ver afectadas otras funciones como el sueño, procesos digestivos y alteración sexual.

Si estas alteraciones sexuales no son atendidas a tiempo pueden avanzar y convertirse en disfunciones sexuales. Cuando se está bajo situación de ansiedad la respuesta sexual no será la acostumbrada y debido a eso el manejo de las emociones debe ser el adecuado ante cualquier circunstancia.

¿Cómo manejar las emociones y evitar que se afecte el apetito sexual?

Son varios los consejos que se deben  seguir para controlar las emociones y evitar alteraciones en especial en la esfera sexual.

  • Mejorar la confianza en la pareja: Este consejo es de gran ayuda para superar la situación.
  • Controlar el estrés, esto se logra de la mano de personal capacitado.
  • Dejar de pensar que el sexo es una obligación, sino un placer que se debe disfrutar.
  • Todo tiene su tiempo y el sexo no es la excepción.

No se debe sentir culpa por lo que se siente, simplemente,  se deben expresar los sentimientos y las emociones con la finalidad de conseguir ayuda y manejarlas.

Lo primordial es acudir a la capacitación profesional especializada que pueda canalizar y orientar en el manejo de la parte emocional para evitar que aparezcan los síntomas tanto físicos como orgánicos  que pueden afectar el normal desenvolvimiento del organismo en la parte sexual.

Existe personal especializado capacitado para manejar estas alteraciones como psicólogos, médicos sexólogos, terapistas que se encargaran de brindar todo el conocimiento adquirido en beneficio de la salud  mental, física y sexual del que lo necesite.

Influencia de la edad en la disminución del deseo sexual

La edad y la disminución del deseo sexual

A medida que los hombres avanzan en edad se puede evidenciar como bajan los niveles de testosterona, esto puede ocurrir específicamente a partir de los 40 años de edad. Este parámetro es considerado normal según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para los hombres mantener el deseo sexual, así como una vida sexual activa y satisfactoria, forma parte de sus prioridades a pesar de la edad que tengan, en la medida que avanzan en este sentido y llega el envejecimiento puede generar estrés y tener que adaptarse a un nuevo ritmo sexual debido a los cambios físicos y de salud, dependiendo de las condiciones en las que se encuentren.

Esto puede presentarse en un período de tiempo que ocurre en los hombres que se conoce como andropausia, que es el equivalente a la menopausia en las mujeres. Es normal hablar de estas etapas tanto en los hombres como en las mujeres debido a que en ambos sexos son etapas por las que se pasa durante su ciclo de vida.

 

Causas del descenso de la testosterona en los hombres a medida que aumentan su edad

En la actualidad se reconocen que son muchas las causas que pueden dar origen a la disminución de la testosterona y por consiguiente disminución del deseo sexual entre las cuales se encuentran:

  • Estrés.
  • Edad.
  • Envejecimiento.
  • Elevado consumo de alcohol.
  • Consumo de ciertos medicamentos como antidepresivos, antihipertensivos.
  • Trastornos hormonales o neuroendocrinos.
  • Enfermedades metabólicas o crónicas como Diabetes, Hipertensión  arterial o cardiovasculares.
  • Presencia de Infecciones.
  • Obesidad.
  • Aumento de los niveles de la Globulina Fijadora de Hormonas Sexuales  SHBG.
  • Problemas de pareja.
  • Vida sexual poco satisfactoria.
  • Monotonía.

Síntomas de la disminución del deseo sexual

Son muchos los cambios  que se pueden presentar en el sexo masculino a medida que avanzan en edad se pueden presentar cambios significativos tanto en la conducta, aspecto físico y psicológico como:

  • Pérdida de la energía.
  • Sequedad en piel y cabello.
  • Insomnio.
  • Debilidad muscular.
  • Cansancio, pérdida  de la concentración y de la memoria.
  • Cambios  en la actitud y en el estado de ánimo.
  • Disminución  o falta del deseo sexual.
  • Aumento de peso.
  • Trastornos en la erección.
  • Cuadros depresivos.
  • Irritación.
  • Nerviosismo.
  • Dolor de cabeza
  • Aumento de la sudoración.
  • Trastornos circulatorios.
  • Sudoración  excesiva.

Cambios físicos que se presentan a medida que se avanza en edad

El envejecimiento trae consigo cambios significativos en todo nivel,  en el físico pueden llegar a producir disminución del deseo sexual lo que puede afectar el disfrute de las mismas.

Son muchas las manifestaciones que se pueden presentar antes y  durante las relaciones sexuales entre ellas destacan:

  • Disminución del deseo para  mantener una relación sexual con la pareja.
  • Impotencia sexual también conocida como disfunción eréctil.

Todos estos cambios pueden deberse a transformaciones hormonales  a las que se somete el cuerpo producto de la edad o trastornos orgánicos generados por el envejecimiento. En el caso que esto suceda lo mejor es acudir con su médico, él le brindará su conocimiento para ayudarlo a superar este momento.

Hay hombres que a pesar de tener una edad avanzada aceptan sus síntomas y se sienten tranquilos  existen otros que no lo aceptan.

Para mantener una vida sexual activa y placentera, es importante asimilar los cambios que suceden en el cuerpo y en la parte mental. Lo más recomendable es acudir con un médico especialista en la materia urólogo, andrólogo, sexólogo el especialista se encargará de orientar e indicar la terapia a seguir dependiendo de la sintomatología que presente el paciente.

Para los hombres es mucho más difícil admitir  que están pasando por un problema, a pesar de eso ya acuden a consulta con el Urólogo un mayor número hombres en busca de ayuda y orientación.

Lo ideal es tener una actitud positiva ante la vida, se debe practicar una actividad física de forma regular, mantener una dieta sana, mejorar los hábitos o erradicar los que causen daño a la salud, como el tabaco y el alcohol. No se debe estar pendiente de la edad sino del disfrute de la pareja y de aprovechar cada momento con ella en beneficio  de la salud sexual.

Luego que se presentan los cambios es necesario afrontarlos y superarlos de la mano de los especialistas y del compañero sentimental, quien será de gran ayuda una vez establecida esta situación. Lo recomendado es que a partir de los 50 años se realicen controles periódicos con el urólogo, así no se presente la sintomatología, de esta manera se podrá evitar la aparición precoz de los síntomas de la disminución del deseo sexual.

El especialista a través de la historia clínica, el examen físico hará el diagnóstico específico en la orientación y tratamiento a seguir para eliminar los síntomas de la disminución del deseo sexual.

Es importante tener en cuenta que la orientación y el tratamiento son individuales, por lo que dependen de los síntomas que se presenten en cada caso y así buscar su solución específica.

¿A quién debes acudir en caso de presentar disfunción eréctil?

En algún momento de su vida, los hombres han presentado algún tipo de inconvenientes durante las relaciones sexuales, por ello resulta un momento incómodo y difícil de expresar con su pareja, compañeros o terceras personas.

Cuando se trata de un  problema de salud a nivel general, lo indicado es acudir al médico ante cualquier disfunción sexual, sobre todo cuando se trata de una  impotencia sexual de igual manera se debe acudir al médico a pesar de que cuando se sufre de esta alteración, no se encuentra en riesgo la vida de quien la padece; cuando se tienen las condiciones adecuadas y a los mejores profesionales a la disposición, se obtendrán excelentes resultados en el menor tiempo posible.

Profesionales de la salud expertos en impotencia sexual

Son muchos los profesionales que dominan esta área, todos se encuentran capacitados en diferentes aéreas: psicológica, urológica, endocrina y orgánica. En cada una de ellas pueden aportar todo su conocimiento en beneficio del paciente que la padece.

Antes de saber a qué profesional se debe acudir, es importante conocer las causas que dieron origen a esta alteración, de esta forma el experto recibirá una mejor orientación en el caso. Asimismo, contará con una mayor cantidad de herramientas con las cuales solucionar el problema, es importante señalar que todo esto se realiza en beneficio del paciente y, por supuesto de su pareja.

Por medio de una historia clínica, el médico especialista entrenado para tratar esta alteración realizará el interrogatorio de los antecedentes personales y familiares del paciente. Es importante señalar que la consulta debe realizarse en un ambiente relajado y donde se sienta en confianza de expresar lo que le sucede con toda sinceridad. De esta manera, se obtendrá mayor información de enfermedades hereditarias o psicológicas que pudieran ser la causa de esta alteración.

Ocultar cualquier información que sea de utilidad para la consulta afectará de forma negativa la búsqueda de la solución al mencionado problema, así como también retardaría la toma de decisiones en perjuicio de la salud sexual  y bienestar psicológico del paciente.

Tomando en cuenta el origen de la alteración, la impotencia sexual puede ser un aviso de la existencia de una enfermedad que a un no ha sido diagnosticada  como por ejemplo la diabetes, enfermedades cardiovasculares o problemas hormonales.

En este caso, el médico recomendará el especialista con que debe acudirse para hacer el diagnóstico de la enfermedad e iniciar el tratamiento que permita controlarla y de esta manera, desaparecerá el síntoma que dio origen a la impotencia sexual.

El urólogo es el médico especialista que se encarga de los problemas relacionados con el aparato reproductor masculino y la próstata.

Los internistas, cardiólogos, endocrinólogos y andrólogos serán los indicados para llevar el caso; según sean requeridos solicitarán estudios especializados para realizar el diagnóstico preciso de acuerdo a la sintomatología y los hallazgos clínicos encontrados por el especialista.

Una vez se encuentra la patología causante del problema se comienza el tratamiento y una vez controlada la enfermedad desaparecerán los síntomas que dieron origen a la impotencia sexual.

En el caso de los pacientes jóvenes, además de ir con su médico de confianza  deben acudir a terapeutas expertos en sexología, estos últimos serán de gran ayuda encontrar la solución al problema. Este fenómeno se debe a que en ellos las causas psicológicas son las principales dentro de este tipo de alteración, la cual se puede superar en muy corto tiempo.

La atención médica es personalizada y el tratamiento indicado va a depender de la sintomatología que presente el paciente y de acuerdo a la causa que dio origen a esta alteración.

¿Qué se debe tener en cuenta cuando se padece de impotencia sexual?

Ante la presencia de un disfunción eréctil, debe buscarse ayuda especializada de inmediato.

En este sentido, se debe tener la certeza de que se está ante un caso de impotencia sexual, es decir, si solo se padece un síntoma de otra enfermedad o se está bajo situación de estrés que ocasiona la incapacidad de tener y mantener una erección en el momento de la relación sexual.

Es posible recuperar la capacidad de mantener una erección cuando existen problemas psicológicos, hormonales o simplemente por el consumo de ciertos medicamentos.

Un gran número de parejas siguen manteniendo una vida sexual activa a pesar que el pene no logre alcanzar la rigidez adecuada para mantener una relación sexual satisfactoria.

Se debe visitar con regularidad al médico para poder llevar un seguimiento minucioso de los avances obtenidos.

Cualquier tipo de impotencia sexual se puede tratar; diariamente aparecen nuevos avances en beneficios de la salud sexual de la pareja.

Además de acudir al médico, los trastornos sexuales que se sufran deben compartirse con la pareja, ya que su apoyo será fundamental en esta etapa de la relación.

La impotencia sexual es un problema frecuente en los hombres y la mayoría de los que se encuentran afectados logran superarla sin contratiempo. En estos casos es importante acudir a la consulta acompañado de la pareja sólo de esta manera, será posible sentirse en confianza al momento de explicar al médico lo que sucede.

Una de las recomendaciones que sugieren los especialistas es mejorar los hábitos alimenticios, llevando una dieta sana y rica en productos naturales con un bajo consumo de alimentos procesados. También es importante:

  • Bajar el grado de estrés diario en el ámbito laboral y familiar
  • Evitar el consumo de alcohol o algunas drogas.
  • Acudir con frecuencia al médico a fin de evitar recaídas en los problemas sexuales.
  • Mantener la comunicación con la pareja para prevenir malos entendidos o rupturas innecesarias.
  • Acudir con los especialistas que sean necesarios para obtener las herramientas adecuadas que permitan solucionar la disfunción sexual.

Según sea el caso, existen miles de soluciones que se pueden brindar a los pacientes que requieran superar esta disfunción sexual. Consulta con los especialistas en salud sexual masculina de Boston Medical Group Colombia.

Síntomas de la disfunción eréctil

La salud sexual masculina es importante para ambos sexos, por esta razón, debe conocerse su funcionamiento y sus alteraciones para así mantener la vida sexual activa y el disfrute entre las parejas. La impotencia no es un problema de salud, ya que en ningún momento pone en riesgo la vida de quien lo padece; puede acarrear algunos inconvenientes a la vida personal influyendo así en su autoestima, relaciones, emociones y caer en problemas depresivos.

Los problemas de erección se puede presentar de manera eventual o frecuente; en este caso, la frecuencia con que se presente determinará la presencia de esta alteración. La impotencia sexual es uno de los problemas sexuales que más preocupa a los hombres.

Definición de Impotencia sexual

La impotencia sexual masculina, también conocida como disfunción eréctil es la incapacidad de lograr o mantener una erección con la finalidad de tener una relación sexual placentera.

Este es un problema que se presenta de manera frecuente a cualquier edad, inclusive en edades comprendidas entre los 18 y los 20 años, pero tienen mayor incidencia en hombres entre 50  y los 80 años de edad. Debe ser tratado a tiempo para evitar que se produzcan alteraciones psicológicas como la depresión o problemas en el ámbito de la pareja, familiar, social o laboral. Situaciones como cansancio, estrés, consumo de alcohol, drogas o enfermedades pueden ser un detonante en la aparición de esta alteración y que ocasionen una disminución de la calidad de vida del que la padece.

Son múltiples las causas que dan origen a la impotencia sexual, estas van desde trastornos alimentarios, físicos y mentales que afectan la calidad de la vida sexual tanto del que la padece como de la misma pareja.

Síntomas de la impotencia sexual

Algunos de los síntomas que se encuentran en esta alteración son los siguientes:

  • Imposibilidad de tener y mantener una erección.
  • Erección Flácida
  • Pérdida de rigidez
  • Disminución de tamaño en el órgano sexual
  • Mayor tiempo para alcanzar la erección
  • Dificultades en el contacto íntimo durante la relación sexual adoptando algunas posiciones
  • Mayor concentración y esfuerzo para mantenerla
  • Menor número de erecciones matutinas

 

En los casos donde se produce una eyaculación es mucho más rápida de lo que habitualmente se produce.

  • Disminución de la presencia de vello corporal.
  • Deformación  o curvatura en el órgano genital, acompañado de dolor durante el inicio de la erección.
  • Puede presentar enfermedad vascular periférica que obstruye el paso de sangre hacia las piernas, órganos sexuales y pies.

Además de los síntomas relacionados de forma directa con la  impotencia sexual, pueden existir síntomas psicológicos entre los cuales se encuentran:

  • Ansiedad producida por la disfunción sexual y la incertidumbre de saber si podrá mantener un encuentro satisfactorio.
  • Sentimientos de frustración que pueden desencadenar cuadros depresivos por no poder tener ni mantener una erección.
  • Resentimiento y culpa por no poder satisfacer a la pareja.
  • Baja autoestima.
  • Evitar de manera constante el acto sexual por miedo a no lograr la erección.

Los síntomas físicos son capaces de desencadenar los psicológicos y viceversa, por lo que deben ser tratados a tiempo por personal médico especializado como urólogos, andrólogos, sexólogos o terapistas de pareja todos están en la capacidad de brindar el mayor apoyo al paciente que lo necesite.

Los síntomas que se presentan en esta alteración son específicos y  muy fáciles de dilucidar, es importante tener claro cuál es la sintomatología que se presenta para poner en práctica una terapéutica acorde a la sintomatología que se evidencia en el hombre que la padece.

Además de conocer cada uno de los síntomas que pueden estar presentes durante la impotencia sexual es necesario acudir al médico.

¿Cuándo es necesario visitar al médico?

Una vez que se tenga claro que existe una alteración en la vida sexual activa se debe acudir al médico especialista en el área de la urología, andrología, sexología dependiendo de los síntomas que presente los pacientes estos servirán de orientación para buscar la ayuda especializada necesaria y acorde con la clínica que presente el paciente.

Los urólogos son los especialistas encargados de tratar los órganos sexuales y reproductores masculinos. Son  la primera opción para los hombres que presentan esta disfunción. Este profesional se encargará de realizar la historia clínica y el interrogatorio en busca de antecedentes personales o familiares que puedan aclarar el origen de la sintomatología que presenta el paciente en ese momento.

Cabe destacar que precisamente en esa ocasión, debe comentar lo que siente con toda sinceridad y confianza pues la información que suministre será de gran ayuda para llegar al diagnóstico e implementar la terapéutica adecuada para resolver el problema.

Que tener en cuenta una vez que se conozcan los síntomas de la impotencia sexual: estos se mantendrán presentes por más de tres meses.

  • Mantenerse relajado y controlando el estrés para no empeorar los signos.
  • Realizarse estudios que ayuden a identificar la causa que dio origen a la impotencia sexual.
  • Acudir a consulta médica especializada para corroborar la presencia de esta disfunción sexual.
  • Cumplir con el tratamiento indicado para controlar o eliminar los síntomas de esta alteración.
  • Mantener buena comunicación con la pareja y los médicos encargados de la terapéutica a seguir.
  • Avisar de los cambios o mejoras que se vayan alcanzando una vez implementado el tratamiento con los especialistas.

Es importante Implementar cambios en el estilo de vida para evitar hábitos que influyen de forma negativa en la parte psicológica, física, orgánica y emocional del hombre que la padece como por ejemplo: dejar de fumar, eliminar el consumo de bebidas alcohólicas, drogas e incluso bebidas carbonatadas.

Se debe eliminar el sedentarismo, realizando ejercicio físico por 30 minutos al día. Además de obtener mejor calidad de vida ayudar a controlar el estrés que es uno de los principales detonantes de la aparición de la impotencia sexual.

La valoración médica y la realización de estudios complementarios en los casos que se requiera es de vital importancia para el diagnóstico y tratamiento del paciente. Se debe acudir al médico de ser necesario, solo así se podrá controlar todo tipo de afección.

 

¿Cómo saber si sufres de impotencia sexual?

Para el hombre siempre ha sido difícil reconocer ante sí mismo, la pareja, familiares, amigos o incluso el médico, que padece de disfunción eréctil. Todos los hombres en algún momento de su vida sexual activa han sufrido este problema y en muchos casos han salido airosos de esta situación.

En estos casos, la pregunta siempre es la misma: ¿Cómo reconocer que se está atravesando por esta situación? Esta duda acompaña a muchos hombres diariamente y otras más como, ¿es normal lo que está pasando? ¿A esto se le llama impotencia sexual?

Es importante conocer de qué se trata la impotencia sexual y cómo manejarla en caso de presentarse. Todo esto en beneficio de la salud sexual y el disfrute de la sexualidad en pareja.

¿Qué es la impotencia sexual?

La impotencia sexual, también conocida como disfunción eréctil es la incapacidad de mantener la erección durante el acto sexual y lograr una relación satisfactoria.

Esto puede ocurrir de dos maneras:

Que se produzca la erección del pene pero no el tiempo suficiente para mantener y llegar a feliz término el acto sexual.

Existe el deseo de tener relaciones sexuales y el pene en ese momento no logra alcanzar la erección.

Ambas circunstancias son consideradas impotencia sexual, especialmente el problema de la erección causa angustia tanto en el que la padece como en la pareja, lo cual puede desencadenar problemas o repercutir en la vida diaria de ambos. Es por esto que se deben conocer las causas que dan origen a esta alteración, pues en ocasiones puede ser el preámbulo de ciertas enfermedades.

Causas de la impotencia sexual

Son muchas las causas que pueden desencadenar esta alteración entre ellas se encuentran:

Causas físicas: en este grupo están las enfermedades relacionadas con el flujo sanguíneo, todas aquellas afecciones capaces de producir trastornos en la irrigación del pene debido a problemas circulatorios. Podemos mencionar diabetes, insuficiencia venosa, hipercolesterolemia e hipertensión arterial.

La edad: en la medida que los hombres avanzan en edad, se inicia un déficit hormonal que puede desencadenar esta alteración.

Uso prolongado de ciertos medicamentos: algunos tratamientos indicados por especialistas para tratar la hipertensión arterial habitualmente producen problemas de erección. Esto se debe a que para bajar las cifras elevadas de tensión arterial, estos medicamentos disminuyen el flujo de sangre para poder controlarla. Por consiguiente llega menos sangre al pene impidiendo de esta manera que se realice la erección.

El uso indebido de alcohol y drogas puede repercutir de forma negativa durante el acto sexual impidiendo se lleve a cabo.

Causas psicológicas: como mal manejo de las emociones depresión, estrés, mal humor, problemas de pareja.

Una vez conocidas las causas que pueden dar origen a la impotencia sexual es hora de saber si lo que se siente tiene relación con estas causas.

¿Cómo se conoce que se sufre de  impotencia sexual?

Es importante tener en cuenta la forma como se presentan los síntomas, de esta manera va a depender la magnitud de la alteración. En la mayoría de los casos su aparición es esporádica y no es tomada en cuenta al principio. En la medida que se repite es allí donde aparece la incertidumbre y afecta la esfera psicológica, lo que puede agravar el caso que al principio era muy fácil de tratar.

Esto puede generar estrés y agravar la situación existente, desencadenando así otras sintomatologías que no estaban presentes en el inicio de la alteración.

La manera más fácil de corroborar si se tiene o no impotencia sexual es estimularse a través de la masturbación; esto pudiera producir una erección sin mayor dificultad. En el caso donde exista el deseo pero no se produzca la erección se puede hablar de impotencia sexual.

En la medida donde esta alteración se repita con mayor frecuencia y no se consiga mantener una relación sexual satisfactoria, se corrobora la presencia de una impotencia sexual. Debido a que la erección no aparece de forma natural.

Otra manera de saber si se está ante la presencia de una impotencia sexual, es que los hombres tienden a tener entre 3 y 4 erecciones durante la noche de manera inconsciente. En el caso de que no sufra ninguna alteración, puede ser una prueba comprobable, de lo contrario, estarás ante la presencia de trastorno de erección que pudiera ser el aviso de enfermedades como la diabetes, hipertensión o hipercolesterolemia.

¿A quién acudir luego de tener la certeza de la impotencia sexual?

En el momento que se tenga la certeza de la alteración, se debe acudir a un médico experto en la materia como los urólogos, sexólogos o terapistas en sexología, quienes evaluarán previa elaboración de la historia clínica, interrogatorio, y pruebas especializadas la sintomatología que presenta se llegará al diagnóstico preciso.

La impotencia sexual debe ser manejada por un equipo conformado por un médico en caso de que la causa sea de origen orgánico y de un sexólogo o profesional que maneje la psicología en los casos donde el origen de esta alteración sea de origen psicológico, pues con el logrará controlar las emociones o evidenciar la causa de la disfunción.

Para  los hombres el hecho de no poder lograr una erección de manera satisfactoria hace aflorar  sentimientos de vergüenza y frustración que van aumentando mientras no logre alcanzar la erección. Es por esto que con cada intento fallido aumenta la expectativa y la ansiedad por lograrlo.

Esta es una de las  disfunciones sexuales más comunes en los hombres, por ello no se debe dudar en acudir al médico una vez se tenga la sospecha de estar padeciendo esta afección con el fin de obtener el diagnóstico temprano y de igual manera iniciar la terapéutica adecuada en el menor tiempo posible para evitar complicaciones innecesarias.

Es importante superar los prejuicios y tener la certeza de contar con el personal adecuado con las herramientas necesarias para solucionar la impotencia sexual en el menor tiempo posible sin afectar otras partes del cuerpo, obteniendo los mejores beneficios para la salud sexual del que la padece.

Causas de la impotencia sexual

Son muchos los hombres que padecen de esta alteración, la cual es frecuente entre las edades de 50 a 80 años; sin embargo, se puede presentar a cualquier edad por múltiples causas. La salud sexual se mide por su actividad y la capacidad de alcanzar la satisfacción durante el coito.

La disfunción erectil no es considerada un problema de salud que ponga en riesgo la vida, ocasionalmente, puede ser un aviso de que algo está pasando en el cuerpo. Puede afectar su vida sexual activa y producir trastornos en la relación de pareja por ello, es importante conocer las causas capaces de desencadenar la disfunción erectil en los hombres.

Causas que desencadenan la impotencia sexual

Para los hombres, la sexualidad es fundamental en sus vidas;  los problemas que se presentan alrededor de ella pueden ocasionar serios inconvenientes físicos, emocionales y hasta se pueden ver afectados en sus relaciones interpersonales, tanto de pareja como con su entorno.

La imposibilidad de tener o mantener una erección satisfactoria repercute en todos los ámbitos de la vida del que la padece. Por ello, es importante conocer cuáles son las causas que desencadenan estas alteraciones entre ellas se encuentran:

Causas psicológicas

Se debe tener claro que la respuesta sexual tiene su origen a nivel cerebral y que depende de impulsos que recibe comandados por el sistema nervioso central, bien sea excitadores o inhibidores. El cerebro es el encargado de recibir y procesar la orden para que se produzca la erección.

Cualquier problema que afecte al sistema nervioso va degenerar en la incapacidad de iniciar y mantener una erección dentro de las causas psicológicas se encuentra:

  • Ansiedad: los cuadros ansiosos aceleran la aparición de los síntomas de impotencia sexual.
  • Depresión: disminuye la capacidad para disfrutar del acto sexual y cualquier tipo de placer que la vida pueda ofrecer. Además de afectar la mente también actúa a nivel del cuerpo lo que limita desde el punto de vista físico, mental y lo hace sin previo aviso. Dependiendo de la gravedad de la depresión en esa misma medida va ser la afectación de la parte sexual. En los casos donde el origen es por causas depresivas esta alteración es tratable puede ser superada día a día y en pareja.
  • Frustración: esta se produce cuando existe la incertidumbre de si se puede o no mantener una erección.

Cualquier tipo de estrés puede afectar el acto sexual, problemas de pareja, laborales causan trastornos para lograr alcanzar una relación sexual satisfactoria. El miedo a fallar a no lograr tener una erección  aumenta el riesgo de disfunción sexual.

Causas orgánicas (físicas):

Vascular: Se produce por disminución del riego sanguíneo a nivel del pene, lo que impide que el órgano sexual alcance la rigidez debida para mantener una relación sexual satisfactoria. Estos trastornos vasculares son producidos por enfermedades de base como:

  • Diabetes Mellitus
  • Hipertensión arterial
  • Hipercolesterolemia
  • Afecciones cardiovasculares
  • Tabaquismo

Las arterias ubicadas en el pene son de menor diámetro que las arterias que irrigan el corazón, son las llamadas arterias coronarias las arterias del pene debido a su diámetro se pueden obstruir y producir disminución del riego sanguíneo al órgano sexual.

Los pacientes con riesgo vascular pueden presentar impotencia sexual, la cual es corregida una vez se corrija la alteración que da origen al problema vascular.

Neurológicas:

En este caso, aparecen cuando existen problemas en la transmisión nerviosa que se produce entre el cerebro y la médula espinal para ser llevada al pene por el sistema nervioso.

Este tipo de trastorno es producido por enfermedades como la diabetes y enfermedades de la médula.

Intervenciones quirúrgicas realizadas a nivel de la zona pélvica, entre las cuales se encuentran la de próstata, vejiga, o recto donde puede ocurrir alteración de los nervios erectores producto del procedimiento quirúrgico e incluso los vasos sanguíneos de la zona.

Traumatismos

Existen algunos traumatismos capaces de desencadenar problemas de impotencia sexual como los que ocasionan traumas en la columna vertebral, fractura en la región pélvica o craneal. Esto es debido a una interrupción de la conexión entre el sistema nervioso y la parte eréctil.

Hormonales o Endocrinas:

La producción de testosterona se puede  ver afectada en menor proporción por problemas orgánicos o psicológicos originando así trastornos de erección y disminución del deseo sexual. Además de problemas de obesidad por causas endocrinas es un detonante de los problemas de disfunción sexual como el hipertiroidismo,  hipotiroidismo o hiperinsulinismo.

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden causar efectos secundarios, problemas de impotencia sexual o disfunción eréctil; entre ellos se encuentran los fármacos utilizados para tratar la hipertensión arterial, los empleados para tratar el exceso de colesterol, los antidepresivos, ansiolíticos,los utilizados para tratar las úlceras estomacales, además de los que se usan para tratar el cáncer y llevar a cabo la radioterapia.

El abuso de alcohol y drogas

El uso indiscriminado de estas sustancias actúan de forma negativa en el organismo desencadenando alteraciones neurológicas, físicas que impiden se produzca la erección durante el acto sexual. El abuso crónico de estas sustancias en especial del alcohol tiene efectos nocivos sobre el hígado, testículos y a nivel de la transmisión nerviosa que limita la conexión entre el cerebro y el órgano sexual.

En conclusión los problemas emocionales llevan la batuta en la producción de la impotencia sexual, lo que puede desencadenar en afectación de la autoestima así como las relaciones con la pareja y el entorno agravando aún más el cuadro de disfunción sexual.

Los problemas orgánicos y físicos ocupan la segunda causa de aparición de esta alteración en la vida sexual masculina a pesar de no darle la debida importancia, en muchas ocasiones se convierte en un verdadero problema de salud.

Por esto, la recomendación es acudir al médico; el orientará en cuanto a la terapéutica a seguir, una vez aclarado las causas del problema y la sintomatología que presenta el paciente. De esta manera se implementará en el menor tiempo posible la terapéutica adecuada al cuadro clínico que presente. De la mano de especialistas conocedores de la materia en beneficio del paciente y de su vida sexual activa.

Alimentos que evitan la impotencia sexual

Generalmente, la alimentación influye de manera positiva o negativa en las personas; puede exponer el cuerpo al sobrepeso, a la aparición de algunas enfermedades y a potenciar o disminuir el deseo sexual.

Los hombres adictos a la comida con alto contenido de grasa corren el riesgo de padecer problemas vasculares como consecuencia del exceso de grasa y colesterol que pueden afectar el flujo sanguíneo a los órganos sexuales, en especial al pene produciendo así la alteración sexual.

Lo ideal es consumir alimentos que estimulan la producción de testosterona y dilaten las venas y arterias para mejorar la circulación. En este sentido, la alimentación sana estimula la producción hormonal, específicamente de la hormona testosterona.

Se debe tener en cuenta que la impotencia sexual es un trastorno temporal, al mismo tiempo puede ser un aviso del cuerpo que algo sucede a nivel hormonal o circulatorio. De esta manera, suelen aparecer enfermedades como la diabetes e hipertensión.

Se debe implementar una dieta sana para estimular la producción hormonal, además de limpiar el organismo de toxinas que pudieran repercutir de forma negativa agravando la sintomatología que se presenta.

¿Cuáles son los alimentos que se deben consumir para evitar la impotencia sexual?

Existen un grupo de alimentos que estimulan al cuerpo para liberar óxido nítrico, el cual es fundamental para tener una excelente circulación. Entre estos alimentos es posible señalar:

Arroz Integral: es un cereal que aumenta la producción de óxido nítrico, además tiene la capacidad de liberar las arterias  del colesterol malo que puede llegar a obstruir las que se encuentran en el pene, por lo cual será imposible mantener una buena erección.

Sandía: es una fruta rica en vitaminas, minerales y agua, además posee citrulina, es un aminoácido que sintetiza la L-Arginina, indispensable para mejorar la circulación; de esta manera, las células reciben mayor oxígeno, con el fin de evitar problemas en las vías urinarias y mejorar la erección.

Chocolate Amargo (cacao) este es un alimento utilizado desde tiempos ancestrales como afrodisíaco en países como México, ellos lo tildan de un regalo divino. Resulta efectivo para prevenir o tratar la impotencia sexual. Cuando se desee obtener sus beneficios, se debe consumir diariamente sin leche, sin azúcar y muy frío.

Frutos secos como nueces, pistachos, anacardos y piñones contienen arginina, una proteína vegetal que produce relajación de los vasos sanguíneos, sus beneficios son excelentes para reducir la presión arterial además de las placas de colesterol, lo que es fundamental cuando son las causas que dan origen a la impotencia sexual. Lo ideal es consumir de 6 a 8 de estos frutos diariamente  en la dieta por un lapso mínimo de un mes.

Uvas rojas: son una excelente fruta a consumir para tratar y prevenir la impotencia sexual, esto es debido a su alto contenido de flavonoides que actúan mejorando la circulación y las funciones internas del órgano sexual masculino. Una copa diaria de vino cumple con las mismas funciones de la fruta, es un excelente afrodisíaco y sus beneficios son notorios en el tiempo.

Ají, Chile o picante: este alimento contiene lo que se conoce como capsaicina, el cual posee un gran efecto vasodilatador y aumenta los niveles de óxido nítrico mejorando aún más la circulación a nivel del órgano sexual masculino. Su consumo debe ser lo más natural posible para aprovechar sus beneficios y  no dañar la mucosa gástrica.

Café: la cafeína que contiene el café es capaz de actuar en el cuerpo provocando una serie de efectos, entre los que se encuentra relajación en las arterias del pene y aumento del flujo sanguíneo actuando como la viagra. A pesar de los beneficios se debe tener cuidado con el consumo en los casos donde existan enfermedades como hipertensión o cardiovasculares.

Ostras y Frutos del mar: de este alimento se obtiene el zinc, el cual es necesario para la producción de testosterona, además, contiene un aminoácido llamado ácido D-aspártico; tanto el zinc como este ácido estimulan la producción de testosterona, que es indispensable para mantener el deseo sexual, al igual que para obtener una erección duradera y firme logrando así  la satisfacción sexual.

Vegetales de hoja verde: en este grupo se encuentran las coles, brócoli, coliflor, lechuga, acelga, repollo, espinaca, berro, entre otros. Estos alimentos de hoja verde son ricos en nitratos, que a su vez estimulan la producción de óxido nítrico, logrando como resultado mejoría en la erección. Es importante aumentar el consumo de ensaladas frescas con hoja verde además de combinarlas con otros vegetales con el fin de obtener mayores beneficios.

Frutas como frambuesa, arándanos y fresas: son ricas en flavonoides, encargados de dar color a las llamadas frutas del bosque, además aportan algunas de sus propiedades para mejorar la erección.

La remolacha: así como otros nutrientes, también es rica en nitratos que actúan mejorando el flujo sanguíneo lo que es indispensable para que se produzca una erección.

Tomates: este alimento contiene licopeno, que se encarga de darle el color rojo y brillante al tomate. Además tiene un potente efecto antioxidante que ayuda a prevenir problemas de erección.

Semillas: dentro de este grupo encontramos las de sésamo, calabaza, lino y girasol, todas son ricas en zinc y ácidos grasos esenciales que aportan grandes beneficios a la salud del cuerpo humano, en especial mejorando la perfusión sanguínea al cuerpo y en particular a los órganos sexuales.

Todos y cada uno de estos nutrientes aportan múltiples beneficios al cuerpo humano. Aumentando su consumo y combinándolos entre ellos, los resultados que se obtienen son asombrosos. Una dieta balanceada rica en nutrientes que estimulan la producción de hormonas, minerales, y oligoelementos garantiza el normal desempeño de los órganos y por consiguiente la optimización de cada una de sus funciones.

Es importante acudir al médico de confianza, con el fin de recibir la debida orientación de lo que se debe hacer   para cumplir con los requerimientos básicos del cuerpo y mejorar o prevenir la impotencia sexual. A través de la alimentación se puede complementar el tratamiento de la disfunción sexual.