Causas de la impotencia sexual

Causas de la impotencia sexual

Son muchos los hombres que padecen de esta alteración, la cual es frecuente entre las edades de 50 a 80 años; sin embargo, se puede presentar a cualquier edad por múltiples causas. La salud sexual se mide por su actividad y la capacidad de alcanzar la satisfacción durante el coito.

La disfunción erectil no es considerada un problema de salud que ponga en riesgo la vida, ocasionalmente, puede ser un aviso de que algo está pasando en el cuerpo. Puede afectar su vida sexual activa y producir trastornos en la relación de pareja por ello, es importante conocer las causas capaces de desencadenar la disfunción erectil en los hombres.

Causas que desencadenan la impotencia sexual

Para los hombres, la sexualidad es fundamental en sus vidas;  los problemas que se presentan alrededor de ella pueden ocasionar serios inconvenientes físicos, emocionales y hasta se pueden ver afectados en sus relaciones interpersonales, tanto de pareja como con su entorno.

La imposibilidad de tener o mantener una erección satisfactoria repercute en todos los ámbitos de la vida del que la padece. Por ello, es importante conocer cuáles son las causas que desencadenan estas alteraciones entre ellas se encuentran:

Causas psicológicas

Se debe tener claro que la respuesta sexual tiene su origen a nivel cerebral y que depende de impulsos que recibe comandados por el sistema nervioso central, bien sea excitadores o inhibidores. El cerebro es el encargado de recibir y procesar la orden para que se produzca la erección.

Cualquier problema que afecte al sistema nervioso va degenerar en la incapacidad de iniciar y mantener una erección dentro de las causas psicológicas se encuentra:

  • Ansiedad: los cuadros ansiosos aceleran la aparición de los síntomas de impotencia sexual.
  • Depresión: disminuye la capacidad para disfrutar del acto sexual y cualquier tipo de placer que la vida pueda ofrecer. Además de afectar la mente también actúa a nivel del cuerpo lo que limita desde el punto de vista físico, mental y lo hace sin previo aviso. Dependiendo de la gravedad de la depresión en esa misma medida va ser la afectación de la parte sexual. En los casos donde el origen es por causas depresivas esta alteración es tratable puede ser superada día a día y en pareja.
  • Frustración: esta se produce cuando existe la incertidumbre de si se puede o no mantener una erección.

Cualquier tipo de estrés puede afectar el acto sexual, problemas de pareja, laborales causan trastornos para lograr alcanzar una relación sexual satisfactoria. El miedo a fallar a no lograr tener una erección  aumenta el riesgo de disfunción sexual.

Causas orgánicas (físicas):

Vascular: Se produce por disminución del riego sanguíneo a nivel del pene, lo que impide que el órgano sexual alcance la rigidez debida para mantener una relación sexual satisfactoria. Estos trastornos vasculares son producidos por enfermedades de base como:

  • Diabetes Mellitus
  • Hipertensión arterial
  • Hipercolesterolemia
  • Afecciones cardiovasculares
  • Tabaquismo

Las arterias ubicadas en el pene son de menor diámetro que las arterias que irrigan el corazón, son las llamadas arterias coronarias las arterias del pene debido a su diámetro se pueden obstruir y producir disminución del riego sanguíneo al órgano sexual.

Los pacientes con riesgo vascular pueden presentar impotencia sexual, la cual es corregida una vez se corrija la alteración que da origen al problema vascular.

Neurológicas:

En este caso, aparecen cuando existen problemas en la transmisión nerviosa que se produce entre el cerebro y la médula espinal para ser llevada al pene por el sistema nervioso.

Este tipo de trastorno es producido por enfermedades como la diabetes y enfermedades de la médula.

Intervenciones quirúrgicas realizadas a nivel de la zona pélvica, entre las cuales se encuentran la de próstata, vejiga, o recto donde puede ocurrir alteración de los nervios erectores producto del procedimiento quirúrgico e incluso los vasos sanguíneos de la zona.

Traumatismos

Existen algunos traumatismos capaces de desencadenar problemas de impotencia sexual como los que ocasionan traumas en la columna vertebral, fractura en la región pélvica o craneal. Esto es debido a una interrupción de la conexión entre el sistema nervioso y la parte eréctil.

Hormonales o Endocrinas:

La producción de testosterona se puede  ver afectada en menor proporción por problemas orgánicos o psicológicos originando así trastornos de erección y disminución del deseo sexual. Además de problemas de obesidad por causas endocrinas es un detonante de los problemas de disfunción sexual como el hipertiroidismo,  hipotiroidismo o hiperinsulinismo.

Medicamentos

Algunos medicamentos pueden causar efectos secundarios, problemas de impotencia sexual o disfunción eréctil; entre ellos se encuentran los fármacos utilizados para tratar la hipertensión arterial, los empleados para tratar el exceso de colesterol, los antidepresivos, ansiolíticos,los utilizados para tratar las úlceras estomacales, además de los que se usan para tratar el cáncer y llevar a cabo la radioterapia.

El abuso de alcohol y drogas

El uso indiscriminado de estas sustancias actúan de forma negativa en el organismo desencadenando alteraciones neurológicas, físicas que impiden se produzca la erección durante el acto sexual. El abuso crónico de estas sustancias en especial del alcohol tiene efectos nocivos sobre el hígado, testículos y a nivel de la transmisión nerviosa que limita la conexión entre el cerebro y el órgano sexual.

En conclusión los problemas emocionales llevan la batuta en la producción de la impotencia sexual, lo que puede desencadenar en afectación de la autoestima así como las relaciones con la pareja y el entorno agravando aún más el cuadro de disfunción sexual.

Los problemas orgánicos y físicos ocupan la segunda causa de aparición de esta alteración en la vida sexual masculina a pesar de no darle la debida importancia, en muchas ocasiones se convierte en un verdadero problema de salud.

Por esto, la recomendación es acudir al médico; el orientará en cuanto a la terapéutica a seguir, una vez aclarado las causas del problema y la sintomatología que presenta el paciente. De esta manera se implementará en el menor tiempo posible la terapéutica adecuada al cuadro clínico que presente. De la mano de especialistas conocedores de la materia en beneficio del paciente y de su vida sexual activa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *