¿Cómo saber si sufres de impotencia sexual?

¿Cómo saber si sufres de impotencia sexual?

Para el hombre siempre ha sido difícil reconocer ante sí mismo, la pareja, familiares, amigos o incluso el médico, que padece de disfunción eréctil. Todos los hombres en algún momento de su vida sexual activa han sufrido este problema y en muchos casos han salido airosos de esta situación.

En estos casos, la pregunta siempre es la misma: ¿Cómo reconocer que se está atravesando por esta situación? Esta duda acompaña a muchos hombres diariamente y otras más como, ¿es normal lo que está pasando? ¿A esto se le llama impotencia sexual?

Es importante conocer de qué se trata la impotencia sexual y cómo manejarla en caso de presentarse. Todo esto en beneficio de la salud sexual y el disfrute de la sexualidad en pareja.

¿Qué es la impotencia sexual?

La impotencia sexual, también conocida como disfunción eréctil es la incapacidad de mantener la erección durante el acto sexual y lograr una relación satisfactoria.

Esto puede ocurrir de dos maneras:

Que se produzca la erección del pene pero no el tiempo suficiente para mantener y llegar a feliz término el acto sexual.

Existe el deseo de tener relaciones sexuales y el pene en ese momento no logra alcanzar la erección.

Ambas circunstancias son consideradas impotencia sexual, especialmente el problema de la erección causa angustia tanto en el que la padece como en la pareja, lo cual puede desencadenar problemas o repercutir en la vida diaria de ambos. Es por esto que se deben conocer las causas que dan origen a esta alteración, pues en ocasiones puede ser el preámbulo de ciertas enfermedades.

Causas de la impotencia sexual

Son muchas las causas que pueden desencadenar esta alteración entre ellas se encuentran:

Causas físicas: en este grupo están las enfermedades relacionadas con el flujo sanguíneo, todas aquellas afecciones capaces de producir trastornos en la irrigación del pene debido a problemas circulatorios. Podemos mencionar diabetes, insuficiencia venosa, hipercolesterolemia e hipertensión arterial.

La edad: en la medida que los hombres avanzan en edad, se inicia un déficit hormonal que puede desencadenar esta alteración.

Uso prolongado de ciertos medicamentos: algunos tratamientos indicados por especialistas para tratar la hipertensión arterial habitualmente producen problemas de erección. Esto se debe a que para bajar las cifras elevadas de tensión arterial, estos medicamentos disminuyen el flujo de sangre para poder controlarla. Por consiguiente llega menos sangre al pene impidiendo de esta manera que se realice la erección.

El uso indebido de alcohol y drogas puede repercutir de forma negativa durante el acto sexual impidiendo se lleve a cabo.

Causas psicológicas: como mal manejo de las emociones depresión, estrés, mal humor, problemas de pareja.

Una vez conocidas las causas que pueden dar origen a la impotencia sexual es hora de saber si lo que se siente tiene relación con estas causas.

¿Cómo se conoce que se sufre de  impotencia sexual?

Es importante tener en cuenta la forma como se presentan los síntomas, de esta manera va a depender la magnitud de la alteración. En la mayoría de los casos su aparición es esporádica y no es tomada en cuenta al principio. En la medida que se repite es allí donde aparece la incertidumbre y afecta la esfera psicológica, lo que puede agravar el caso que al principio era muy fácil de tratar.

Esto puede generar estrés y agravar la situación existente, desencadenando así otras sintomatologías que no estaban presentes en el inicio de la alteración.

La manera más fácil de corroborar si se tiene o no impotencia sexual es estimularse a través de la masturbación; esto pudiera producir una erección sin mayor dificultad. En el caso donde exista el deseo pero no se produzca la erección se puede hablar de impotencia sexual.

En la medida donde esta alteración se repita con mayor frecuencia y no se consiga mantener una relación sexual satisfactoria, se corrobora la presencia de una impotencia sexual. Debido a que la erección no aparece de forma natural.

Otra manera de saber si se está ante la presencia de una impotencia sexual, es que los hombres tienden a tener entre 3 y 4 erecciones durante la noche de manera inconsciente. En el caso de que no sufra ninguna alteración, puede ser una prueba comprobable, de lo contrario, estarás ante la presencia de trastorno de erección que pudiera ser el aviso de enfermedades como la diabetes, hipertensión o hipercolesterolemia.

¿A quién acudir luego de tener la certeza de la impotencia sexual?

En el momento que se tenga la certeza de la alteración, se debe acudir a un médico experto en la materia como los urólogos, sexólogos o terapistas en sexología, quienes evaluarán previa elaboración de la historia clínica, interrogatorio, y pruebas especializadas la sintomatología que presenta se llegará al diagnóstico preciso.

La impotencia sexual debe ser manejada por un equipo conformado por un médico en caso de que la causa sea de origen orgánico y de un sexólogo o profesional que maneje la psicología en los casos donde el origen de esta alteración sea de origen psicológico, pues con el logrará controlar las emociones o evidenciar la causa de la disfunción.

Para  los hombres el hecho de no poder lograr una erección de manera satisfactoria hace aflorar  sentimientos de vergüenza y frustración que van aumentando mientras no logre alcanzar la erección. Es por esto que con cada intento fallido aumenta la expectativa y la ansiedad por lograrlo.

Esta es una de las  disfunciones sexuales más comunes en los hombres, por ello no se debe dudar en acudir al médico una vez se tenga la sospecha de estar padeciendo esta afección con el fin de obtener el diagnóstico temprano y de igual manera iniciar la terapéutica adecuada en el menor tiempo posible para evitar complicaciones innecesarias.

Es importante superar los prejuicios y tener la certeza de contar con el personal adecuado con las herramientas necesarias para solucionar la impotencia sexual en el menor tiempo posible sin afectar otras partes del cuerpo, obteniendo los mejores beneficios para la salud sexual del que la padece.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *