Consecuencias ingerir medicamentos disfunción eréctil sin supervisión

 

Hablar de la disfunción eréctil es algo que es poca broma. Se trata de uno de los problemas sexuales que más preocupación genera no solo en hombre de avanzada edad, sino que afecta cada vez más y más a jóvenes de todo espectro social y de todas partes del mundo. 

Un factor a tener en cuenta con la disfunción eréctil es que no solo puede afectar a la vida sexual del sujeto, sino que también puede ser el principio de otra enfermedad, que en algunos casos, puede llegar a ser peor incluso. 

La media de aparición de estos problemas de disfunción se sitúa en hombres de entorno 40/45 años, bajando cada año más y más la media. 

Es por este factor, por el que cada vez son más los jóvenes afectados por disfunción eréctil.

Por si fuera poco, este no es el único problema al que se enfrentan los jóvenes afectados, ya que existe últimamente una tendencia muy peligrosa: hablamos de la automedicación.

Y es que el desconocimiento que existe en este área es cuanto menos alarmante. Un 75% de los jóvenes entre 20 y 38 años, no saben los procedimientos correctos a seguir cuando se da un caso de disfunción eréctil, siendo la automedicación el problema más importante. 

Antes de indagar en este problema, es necesario hablar de en qué consiste exactamente la disfunción eréctil. Hablamos de disfunción eréctil en los casos en los cuales el varón no puede lograr una erección lo suficientemente correcta como para mantener unas relaciones sexuales óptimas. 

 

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser tales como: 

Motivos neurológicos: Son los casos en los cuales el cerebro pierde la conexión con el pene. Suelen ser debidos a una lesión en el sistema nervioso o por enfermedades de tipo neurológico. También se han visto casos de sujetos afectados debido a operaciones en la columna vertebral o intervenciones quirúrgicas del mismo orden. 

Motivos vasculares: Son , sin lugar a dudas las más frecuentes. Estamos hablando de aquellas causas las cuales imposibilitan un riego óptimo al pene, provocando de esta manera que no se logre la erección deseada. Estos casos son derivados de enfermedades tales como la diabetes o incluso el colesterol un poco más alto de la media. 

Motivos hormonales: Estos son los casos en los que menos se dan entre los jóvenes ya que se trata de una disminución al por mayor de las hormonas sexuales masculinas. Son pocos los casos entre los jóvenes ya que el número de hormonas en ese espectro social es alarmantemente alto( algo que sabemos todo el mundo)

Motivos psicológicos: Aquí en cambio hablamos de uno de los motivos estrellas de causa de disfunción eréctil. Hablamos de problemas psicológicos tales como la depresión, insomnio, ansiedad… Preocupaciones que pueden ser en muchos casos exageradas que hacen que la cabeza no funcione de la mejor manera, haciendo incluso que un problema que a priori es algo solo biológico, se convierta en algo que afecta también a la mente. 

Motivos farmacológicos: Este es uno de los casos que menos se dan. Muchos medicamentos prescritos para enfermedades cardiacas o problemas mentales pueden tener efectos secundarios que en algunos casos pueden hacer que el nivel de dopamina baje, haciendo que el deseo sexual baje considerablemente. Por ello también se ve afectado en estos casos la erección del sujeto.

 

  • Automedicación sin control.

Estos sujetos afectados por estos episodios de disfunción eréctil ( y hablamos de episodios porque todavía es muy pronto y no está demostrado de que de verdad se trate de un diagnóstico de disfunción eréctil) enseguida quieren recurrir a una solución rápida y eficaz, una solución que sin lugar a dudas, es la equivocada. 

Estamos hablando de la automedicación sin control, método cada vez más común entre todos estos afectados, y que ya sea por el estigma social que supone ir al médico a tratar el problema, o la facilidad de obtener estos medicamentos de forma cercana( ya sea por familiares o amigos cercanos que conocen del problema) encuentran una solución más cómoda al problema. 

Hablamos de una situación del todo peligrosa, ya que no debemos olvidar que la ingesta de este tipo de medicamentos sin un control ni prescripción médicos puede llegar a causar daños importantes y permanentes en el paciente. 

Se puede deber a que se mezclan con otros medicamentos que son del todo incompatibles entre ellos ( sobre todo para aquellos problemas del sistema nervioso, o problemas psicológicos)

La población que más se ve afectada por este consumo médico irresponsable es sin lugar a dudas la población juvenil. Muchos de los jóvenes sufren episodios de disfunción eréctil a muy temprana edad ya que consumen tabaco, alcohol  o drogas de forma permanente, haciendo que las consecuencias se puedan confundir con los síntomas de una disfunción eréctil permanente. 

También entra el factor social del tabú en las primeras relaciones sexuales. Los jóvenes, con su nula experiencia, sienten que deben dar lo mejor de ellos en las primeras veces para impresionar, dándose una problemática mucho mayor.

Algunos de los efectos negativos de la automedicación son: 

Los medicamentos utilizados en el tratamiento de la disfunción eréctil pueden producir:

Congestión nasal

  • Dolor de cabeza
  • Visión nebulosa
  • Ronchas en el rostro y resto de cuerpo
  • Priapismo permanente

Cuando hablamos de priapismo, hablamos de una erección permanente que hace que el sujeto no pueda llevar un ritmo de vida normal, afectando  sobre todo a la calidad de sus relaciones sexuales.

Por eso, todos, absolutamente todos los tratamientos para la disfunción eréctil deben ser recetados por un médico colegiado que sepa la situación personal del sujeto. 

En Boston Medical Group, no solo contamos con la última tecnología para tratar la disfunción eréctil, sino que contamos con los mejores profesionales del sector que amablemente atenderán cualquiera de tus consultas. Si tienes alguna pregunta, no dudes en acudir a nosotros. 

¿Cree que puede tener disfunción eréctil? Compruébelo en 2 minutos con nuestro test: