Ejercicios para superar la eyaculación precoz

Para disfrutar de una vida plena sexualmente, es necesario tener control sobre el momento de la eyaculación. Los que sufren este tipo de disfunción no pueden disfrutar del sexo con normalidad. Además, la pareja también se ve privada del placer y esto es devastador en una relación. Ante tal perspectiva, te indicamos cuáles son algunos ejercicios para superar la eyaculación precoz

 

  • Por qué hacer ejercicios para superar la eyaculación precoz

 

Entre los inconvenientes de la eyaculación precoz está el que tan solo disfrutan por un poco de tiempo del placer antes de la llegada al clímax, en los peores caos ni tan siquiera esto. Además, el orgasmo es menos intenso. También la pareja se ve afectada ya que no se puede tener el orgasmo al mismo tiempo o directamente no lo tiene. 

La eyaculación precoz no es una disfunción aislada, de echo un 30 % de la población masculina la sufre. En algunos casos se trata de un problema ocasional, mientras que en otros se ha sufrido durante muchos años y es muy pronunciado. Un profesional de Boston Medical Group puede evaluar el problema y recomendar la mejor solución. En los casos menos graves, puede que con unos simples ejercicios sean suficiente para aguantar más tiempo la eyaculación. 

 

 

  • Realiza los mejores ejercicios para superar la eyaculación precoz

 

Ahora te mostraremos los ejercicios para superar la eyaculación precoz más efectivos. Para que surtan efecto has de ser disciplinado y paciente, ya que los resultados no son instantáneos. La repetición es la clave del éxito. 

  • Autocontrol. Para este ejercicio hay que conseguir una erección. Una vez la tengas, continúa estimulando el pene y cuando presientas que llega el momento de no retorno, detente y deja que pase. Luego reanuda el ejercicio y repite varias veces. Hazlo un par de veces por semana como mínimo. 
  • Ejercicios de respiración. Ten en cuenta este ejercicio mientras realizas el anterior. Controla la respiración de manera que se rebaje la excitación que sientes en ese momento. Para ello inspira y expira profundamente, lenta y rítmicamente. Hazlo también cuando tengas relaciones sexuales. 
  • Penetración controlada. Controla el ritmo y la profundidad de la penetración en todo momento. La vagina se ensancha a medida que se acerca al cuello uterino. Cuanto menos profunda sea la penetración más roce tiene el glande. Realiza penetraciones profundas, lentas y con movimientos circulares, habrá menos roce y aguantarás cada vez más.
  • Ejercicios de Kegel. Por medio de los ejercicios de Kegel se fortalecen los músculos pubocoxígeos y se retrasa la eyaculación. Para identificarlos detén la micción durante unos segundos y presta atención a los músculos que estás utilizando. Tal vez tengas que repetir el ejercicio varias veces hasta que los reconozcas correctamente. 

 

Una vez lo controles puedes pasar al ejercicio siguiente. Durante un mes hay que contraer y relajar los músculos 10 veces seguidas. Repite unas 12 veces al día, con espacios de una hora cada vez. Pasado este periodo hay que reducir la frecuencia a 3 veces al día, pero con una intensidad superior, de 30 veces cada vez. 

Con estos ejercicios para superar la eyaculación precoz notarás como tu resistencia mejora. Si finalmente los resultados son insuficientes, contacta con uno de los profesionales de Boston Medical Group y evaluaremos con detalle tu caso.