Cuáles son las emociones que afectan el apetito sexual

Emociones que afectan el apetito sexual

¿Cuáles  son las emociones que afectan el apetito sexual?

Las emociones y la sexualidad se encuentran íntimamente relacionadas con el apetito sexual, ya que este último puede verse afectado dependiendo del estado de ánimo en que se encuentre la persona en un momento determinado. Muchas de las situaciones que se enfrentan a lo largo de la vida cuentan con una gran carga emocional que  en ocasiones  son difíciles de manejar, las mismas pueden afectar de forma directa el comportamiento sexual y en especial el deseo sexual.

En algún momento, los pensamientos, las creencias, emociones y sentimientos influyen de forma directa en las reacciones del cuerpo. Existen emociones que pueden afectar el apetito sexual además de causar una disfunción sexual entre ellas se encuentran:

  • Tristeza.
  • Depresión.
  • Frustración.
  • Miedo o Rabia.
  • Estrés.

Son muchas las ocasiones  donde las emociones pueden afectar la libido o el deseo sexual y por desconocimientos  de las mismas no se les presta la debida importancia.

Los problemas emocionales y sexuales también perjudican a la persona involucrada además de las relaciones interpersonales y de pareja lo que puede provocar problemas de confianza  intimidad inclusive pudiendo llegar a la ruptura de las relaciones.

En la vida diaria sexual, las emociones son un factor importante que en ocasiones pueden marcar la sexualidad de la pareja.

¿Qué son las emociones?

Son reacciones a las que están sometidas las personas y que pueden producir cambios orgánicos desde el punto de vista físico y emocional.

En determinados momentos de la vida pueden actuar como estimulantes y en otras como depresivas, por ello es importante conocerlas y manejarlas.

¿Qué es el deseo sexual?

Es  la energía o voluntad para experimentar o alcanzar el placer; es una interacción entre procesos cognitivos y fisiológicos  además de mecanismos neurofisiológicos y bioquímicos.

La libido o deseo sexual está relacionado con experiencias de placer cuando se producen  circunstancias que generen algún tipo de malestar o aversión; esto ocasionará disconformidad, lo que puede desencadenar en una disminución del deseo sexual.

Las personas no deben comparar su deseo sexual con el de los demás. Mucho menos cuando se están pasando por procesos emocionales que lo puedan afectar. El deseo sexual es individual al igual que las emociones que siente cada persona.

Las emociones pueden hacer que se sienta retraído y que marque distancia física y emocional de la pareja en un momento determinado por no disfrutar las relaciones sexuales o sentir miedo al fracaso durante el coito.

Esta situación puede hacer que la persona se aislé tanto de la pareja como de amigos y del entorno familiar,  todo por un mal manejo de las emociones, acción que puede repercutir de forma negativa en su autoestima y relación de pareja.

Muchas de estas pueden aflorar producto de enfermedades orgánicas como Diabetes, Estrés, Enfermedades Cardiovasculares, Niveles bajos de Testosterona que tienen efecto en la salud sexual.

Las emociones  como miedo, vergüenza, enfado, tienen un efecto inhibidor del deseo sexual. La falta de este último, es una consecuencia del mal manejo de las primeras, el cual resulta un problema y puede acarrear trastornos de disfunción sexual que a la larga repercuten de forma negativa en la relación de pareja produciéndose en algunos casos la destrucción de la misma.

¿Cuál es la principal emoción que afecta el deseo sexual?

Dentro de las emociones  por las que el ser humano se pasea de acuerdo a su ritmo de vida y creencias la que más afecta su deseo sexual es la ansiedad.  Conocer de ella es fundamental para aprender a manejarla y superarla en caso que haga presente en algún momento de la vida.

¿Qué es la Ansiedad y qué alteraciones puede producir?

Definitivamente la ansiedad es una emoción y como tal afecta al ser humano dependiendo de la intensidad en que se viva cualquier  situación donde aparezca. Esta emoción perjudica a las personas de forma particular y de igual manera será reflejada en sus vidas.

En los momentos donde el organismo se encuentra bajo esta situación de ansiedad se ve afectada la esfera sexual, se limita la secreción de ciertas hormonas necesarias para encender  el deseo sexual.

La ansiedad puede afectar al sexo masculino produciendo alteraciones físicas producto de la esfera emocional como:

  • Trastorno de erección.
  • Eyaculación precoz.
  • Trastorno en el  deseo sexual

La ansiedad puede afectar todos los aspectos de la vida de la persona que la sufre tanto la parte fisiológica como palpitaciones, dilatación de las pupilas, se acelera la respiración, aumento de la sudoración y tensión muscular, además se pueden ver afectadas otras funciones como el sueño, procesos digestivos y alteración sexual.

Si estas alteraciones sexuales no son atendidas a tiempo pueden avanzar y convertirse en disfunciones sexuales. Cuando se está bajo situación de ansiedad la respuesta sexual no será la acostumbrada y debido a eso el manejo de las emociones debe ser el adecuado ante cualquier circunstancia.

¿Cómo manejar las emociones y evitar que se afecte el apetito sexual?

Son varios los consejos que se deben  seguir para controlar las emociones y evitar alteraciones en especial en la esfera sexual.

  • Mejorar la confianza en la pareja: Este consejo es de gran ayuda para superar la situación.
  • Controlar el estrés, esto se logra de la mano de personal capacitado.
  • Dejar de pensar que el sexo es una obligación, sino un placer que se debe disfrutar.
  • Todo tiene su tiempo y el sexo no es la excepción.

No se debe sentir culpa por lo que se siente, simplemente,  se deben expresar los sentimientos y las emociones con la finalidad de conseguir ayuda y manejarlas.

Lo primordial es acudir a la capacitación profesional especializada que pueda canalizar y orientar en el manejo de la parte emocional para evitar que aparezcan los síntomas tanto físicos como orgánicos  que pueden afectar el normal desenvolvimiento del organismo en la parte sexual.

Existe personal especializado capacitado para manejar estas alteraciones como psicólogos, médicos sexólogos, terapistas que se encargaran de brindar todo el conocimiento adquirido en beneficio de la salud  mental, física y sexual del que lo necesite.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *