Entrevista al Dr José Benítez en el programa de televisión

 

Hay más de 2 millones y medio de hombres sufre de disfunción eréctil. El doctor José Benítez nos da todas las claves sobre el trastorno pero sobretodo, el mejor tratamiento para combatirlo.

Sólo el 12% de los afectados sigue un tratamiento. Pero antes de nada, ¿en qué consiste la disfunción eréctil?

Es la incapacidad de tener y mantener una erección para mantener una relación sexual satisfactoria, sin contar los fallos puntuales, sino que se dé en más de 6 meses y que de cada 4 relaciones sexuales, se dé al menos en una.

1 de cada 5 hombres tiene problemas de disfunción eréctil , siendo en que los rangos de 40 y 70 años un 52% de los usuarios lo padecen, situándose el ratio de 20 a 70 años en un 20%, por lo que estamos ante un problema global que afecta a la totalidad de la población masculina.

Factores como el alcohol y el tabaco entre los jóvenes hace que cada vez sean más frecuentes estos problemas de erección.

1 de cada 4 pacientes suele tener menos de 45 años, teniendo pacientes afectados de 25 años o incluso menos.

Los hábitos de vida de hoy en día, como el consumo de grasa, drogas, alcohol, sedentarismo o estrés, hace que afecte cada vez más afecte más a la juventud. 

El alcohol hace que se altere el sistema vascular, creando vasoconstricciones impidiendo que la sangre fluya con normalidad.

Las consultas de disfunción eréctil aumentan después de las vacaciones, ya que se incrementa el número de relaciones sexuales de pareja ( ya que en el dia a dia por motivos laborales y de estrés no se puede conciliar una serie de relaciones sexuales estables) y es donde afloran de verdad los verdaderos problemas sexuales de pareja, siendo en la mayoría de casos, problemas de disfunción eréctil.

La obesidad afecta de manera muy negativamente en la calidad de nuestras relaciones sexuales. La hipertensión y la diabetes causa insuficiencia vascular, desencadenando disfunción eréctil.

También hay que recalcar que en los casos de obesidad se ve reducida la hormona de la testosterona, que es la encargada de generar en la mente un deseo sexual. 

Las persona con obesidad, sufren también más vergüenza a la hora de desnudarse y por lo tanto de mantener relaciones sexuales. 

La disfunción eréctil se puede tratar con tratamiento orales, inyecciones u ondas de choque, pero siempre hay que acudir previamente a un especialista. 

A veces la disfunción eréctil es el síntoma de otras patologías, sobre todo de trastornos cardiovasculares como infartos o hipertensión. Es muy importante que tener un fallo sexual, no es algo solo del orden sexual, sino de un todo.

 

Actualmente, el tratamiento más innovador y que más efecto está teniendo es el tratamiento de ondas de choque.

5 sesiones, 1 por semana, con 3.000 pulsaciones de baja energía que aceleran los procesos de regeneración de vasos sanguíneos acelerando la circulación de la sangre

Se aplica a todos los cuerpos cavernosos a lo largo de todo el pene. En forma de barrido en un total de 3.000 impulsos. 

La alta eficacia de estos tratamientos, la sociedad europea de urología, ha decidido aplicarlo como uno de los principales tratamientos al ser poco invasiva y sobre todo al tener un amplio rango de curación y efectividad.

 

Los tratamientos de inyección y de ondas de choque son perfectamente compatibles y en la mayoría de casos se aplican por igual. 

Cuando hablamos de las bombas de vacío, hablamos de unos artilugios en forma de tubo en donde se coloca el pene, haciendo un sistema de vacío, permitiendo así que se extienda atrayendo la sangre hacia los cuerpos cavernosos.  

Los enemigos que provocan la disfunción eréctil son:

  • Dieta poco saludable
  • Hipertensión y colesterol
  • Apnea del sueño
  • Los tóxicos como alcohol tabaco y drogas
  • Estrés y ansiedad
  • La depresión
  • El miedo y la vergüenza